Conéctate con nosotros

Hola, qué estas buscando?

HISTORIA DE ACÁ

CUANDO VOLAMOS DESDE MORTEROS HACIA EL MUNDO

PRIMERA PARTE – La familia Boero, que se radicó en esta región noreste de la provincia de Córdoba, allá e en los primeros años del siglo veinte, tuvo una extensa y reconocida trayectoria en la actividad agrícola, destacándose principalmente por su importante participación en la industria de los molinos harineros.

Fue precisamente en Moteros, localidad donde estaba ubicado el más importante de sus establecimientos, donde se inició y transcurrió la prolongada historia aeronáutica de esta familia. Su apellido trascendió más allá del ámbito agrícola, para transformarse nada menos que en un verdadero sinónimo de avión argentino.

Los nutridos antecedentes aeronáuticos de esta familia se iniciaron en 1935, con la adquisición de varios aviones. Esta relación de la familia con los aviones fue la semilla que indujo a los hermanos Boero a crear Aero Talleres Boera Sociedad de Responsabilidad Limitada, una empresa que nació con sus cimientos basados mas en una pasión, que en los meres cálculos financieros. Lo que probablemente fue el secreto de su notable longevidad.

Fue la legislación promulgada luego del gran cambió de 1955 la que decidió a los hermanos Cesar Ernesto, Hector A. y Edith Boero a fundar su propio taller de servicios aeronáuticos.

El equipo que desarrolló el prototipo que luego se conocería como Aero Boero 95, estaba compuesto por los hermanos Cesar y Héctor Boero y además por Celestino Barale. Ese nuevo avión era el legítimo antecesor de los centenares de aviones Aero Boero que volarón en nuestro país y en la Latinoamérica.

Foto: Historia de la Industria Aeronáutica Argentina.
Primer Aero-Boero 95A


Las dificultades para homologar el modelo fueron las habituales, ya que desde el primer vuelo realizado en 1959 hasta la obtención del Certificado de Aeronavegabilidad transcurrieron tres largos meses. Se realizaron ensayos y presentaciones técnicas ante las autoridades. Pero los Boero, perseveraron y cuando por fin recibieron la certificación en 1962, pusieron al Aero Boero 95 inmediatamente en producción.
Los primeros ejemplares se entregaron en 1963, dando inicio así a la larga cadena de productos aeronáuticos que serán descriptos más adelante. El crecimiento sostenido de las ventas obliga a pensar seriamente en una ampliación de las instalaciones y en la obtención de un respaldo financiero adecuado. De esta manera en 1975 se decidió reorganizarla, es así que la primitiva Aero Talleres Boero Sociedad de Responsabilidad Limitada se transformó en la nueva Aero Boero Sociedad Anónima, aunque de hecho la sociedad permaneció en manos de la familia Boero, al ser sus integrantes los titulares de la mayoría de las acciones.

El Tornado
Otra fecha importante en la historia de la empresa es el 20 de octubre de 1978. Ese día la en localidad de Morteros fue azotada por un violento ciclón primaveral que causó grandes daños, destruyendo por completo el galpón del molino que ocupaba el taller. Además de las instalaciones, se perdieron diez aviones de serie, el prototipo casi terminado del Aero Boero 260 y los dos ejemplares de pre serie del AG260, con el agravante de que la empresa debía cumplir con la entrega de una gran cantidad de aviones ya vendidos.

Este suceso obliga a Aero Boero a encarar inmediatamente la construcción de una nueva fábricas, la que se proyecto en un campo ubicado a un kilómetro al sur de la ciudad de Morteros, en el que se dispondría de una pista de aterrizaje junto a las instalaciones. Al mismo tiempo se reconstruyó parcialmente el galpón del molino y se reiniciara producción en forma muy precaria, la que se fue trasladando paulatinamente a la nueva fábrica que se iba terminando.

Se inauguró oficialmente en octubre de 1981 y recibió la habilitación definitiva de acuerdo a las normas internacionales FAR 21 en el mes de diciembre. Se disponía ahora de una superficie cubierta de 2000 metros cuadrados, en la que se instalaron once secciones:

Maquinado, Soldadura, Ala, Entelado, Plasticos, Pintura, Arenado, Montaje, Motores, Mantenimiento y Panel. También se estaba construyendo un banco de prueba para motores, que se terminó en 1983. En esta época trabajaban en Aero Boero treinta y dos personas, entre técnicos y obreros.

César Boero con el gerente de ventas de Lycoming presenciando una entrega mensual de aviones a Brasil.

Hasta 1987 prácticamente toda la producción de Aero Boero se vendía en el mercado interno, abasteciendo a dos categorías de clientes bien diferenciadas: las instituciones aerodeportivas (aero clubes y clubes de planeadores), que compraban los aviones ayudados por las amplias subvenciones estatales; y las empresas de fumigación aérea, que habían aceptado los aviones por su sencillez estructural y por sus bajos costos de operación.

Fuente: Texto extraído del Libro «Historia de la Industria Aeronáutica Argentina».

Más noticias

AGENDA DE ACÁ

Esta semana, la Dirección de Turismo, participó de un Conversatorio sobre las Estrategias que desarrolla cada municipio en función del cuidado de las aves...

POLICIALES

Varios hechos policiales se constataron durante la madrugada de este sábado. En esta nota los más importantes. Controles Se realizaron controles vehiculares en Bv....

VACUNACIÓN

Será a personas menores de 17 años que han sido notificados por la provincia. Además a los vecinos que fueron notificados por la provincia...

NOTICIAS DE ACÁ

Se abre la posibilidad de que saquen más lotes según adelantaron. Este jueves al mediodía el Intendente José Bria entregó junto al Subsecretario de...

TELÉFONO: 03562 425571 CELULAR: 3562 518896 MORTEROS, CÓRDOBA, ARGENTINA | Copyright © 2021 DESDEACA.INFO