MORTEROS, CÓRDOBA

Image

ENTRE EL MIÉRCOLES Y JUEVES, EL COE ANALIZARÁ NUEVAS APERTURAS

El Gobierno nacional resolvió que la provincia de Córdoba pasará completa a la etapa de distanciamiento social a partir del 1º de julio. Esto implica que la ciudad de Córdoba puede salir del aislamiento (con mayores restricciones) y flexibilizar nuevas actividades, a tono con el interior provincial. Fuentes del Ministerio de Salud provincial informaron a La Voz que el modo se dará a conocer esta semana, después de una reunión con el comité de asesores. Pero adelantaron que una nueva apertura no será volver a fase cinco.
“Estamos analizando múltiples variables que nos permiten indicar que la ciudad de Córdoba podría pasar al distanciamiento social. Pero esto no quiere decir que de repente se autoricen aperturas sin control. Hay actividades que seguirán prohibidas y las que se autoricen, serán bajo protocolo estricto”, explicó Gabriela Barbás, secretaria de Prevención y Promoción de la Salud.
Como las provincias no delegan sus facultades en salud, el alcance del decreto nacional deberá ser evaluado por cada jurisdicción.
Entre el miércoles y jueves de esta semana, la cartera sanitaria provincial convocará a su comité de expertos. Y el Centro de Operaciones de Emergencias (COE) decidirá luego habilitar nuevas actividades.

Qué actividades entran en discusión esta semana
Mañana habrá una reunión de autoridades del Ministerio de Salud con el comité asesor integrado por expertos en materia sanitaria y con los integrantes del Centro de Operaciones de Emergencias (COE) en la que se analizarán las posibles nuevas flexibilizaciones de actividades que podrían aplicarse para la Capital y el interior de la provincia.
El ministro de Salud, Diego Cardozo, anticipó ayer que de ese debate dependerán las decisiones por comunicar en esa materia.
“Hay actividades que nos preocupan por la cantidad de movimiento que generan. La gastronomía es un tema que lo venimos analizando. Pero siempre uno es precavido con el objetivo de que no se vaya a diseminar la patología. Otro de los temas es el trabajo doméstico. Queremos ver cómo ayudamos a esa gente. Y los gimnasios son otra parte que nos falta poner en marcha. Esos son los rubros más grandes”, señaló en declaraciones a Radio Mitre.
En la ciudad de Córdoba, la mayor expectativa está puesta en bares y restaurantes, que ya tienen sus protocolos sanitarios aprobados y aguardan el permiso oficial para reabrir al público, tal como desde hace casi un mes pudieron hacerlo en todo el interior provincial.
El personal doméstico también está pendiente de habilitación en la Capital, aunque en el interior ya fue autorizado. Es el otro rubro en el que hay expectativa de novedades inminentes.
Otra actividad permitida en el interior pero no aún en la ciudad de Córdoba es la de academias de danzas y centros de yoga, o similares.
Los gimnasios y jardines maternales (o guarderías) son actividades que no están permitidas aún en ninguna zona de la provincia. Ambos sectores se vienen movilizando con reclamos, aunque no hay certeza de que puedan integrar el lote de los nuevos habilitados en el corto plazo.
Dentro del COE hay voces que admiten que se trata de ámbitos de los más complejos en relación a los riesgos de contagio que representan.
También quedan pendientes algunas modalidades de obras privadas en inmuebles habitados. En hotelería, rigen permisos pero muy restrictivos y sólo en algunas ciudades del interior, para alojar a personas sólo ligadas a actividades esenciales.
Las reuniones familiares de hasta 10 personas, en principio, seguirán permitidas para los fines de semana, pero no se ampliaría el criterio para encuentros sociales no familiares.
A la vez, parece más lejano el abordaje respecto de salas de cine y espectáculos, salones de fiestas, academias de enseñanza en aulas, boliches y el alojamiento turístico. Las clases presenciales en escuelas tampoco están en discusión.

Fuente: lavoz.com.ar/